Novedades

Novedades

Salud bucal y embarazo: mitos y verdades
Noticias

Salud bucal y embarazo: mitos y verdades

Información

¿Los dientes se caen como consecuencia del embarazo? ¿Las caries son hereditarias? ¿Cómo
impactan los hábitos de la madre en la futura dentición del bebé? ¿Están contraindicados los tratamientos odontológicos durante el embarazo? Informate en esta nota cuáles de estos interrogantes son verdaderos y cuáles falsos. También por qué es importante acudir a la consulta odontológica en las primeras semanas de gestación. 

 

Durante el embarazo, la mujer se ve expuesta a cierta vulnerabilidad en cuestiones referidas a la nutrición. En este contexto es determinante que siga una dieta equilibrada y saludable. La misma debe incluir alimentos de todo tipo tales como lácteos, carnes, pescados, huevos, legumbres, frutas, verduras, hortalizas y carbohidratos. Por ello debe tenerse en cuenta que mantener una buena salud bucal está directamente relacionado con tener una buena salud general.

Además, pensando en la salud dental del bebé en camino, la embarazada debe informar a su odontólogo si se encuentra bajo tratamiento médico o si consume regularmente alguna medicación. De ese modo, el profesional –en contacto con el médico de cabecera- podrá informarle acerca de las posibles incidencias sobre la formación de los dientes del bebé. Teniendo presente que los tejidos dentarios empiezan a formarse durante las primeras semanas de gestación, es recomendable que quienes están cursando un embarazo hagan una consulta odontológica en las primeras semanas de gestación. 

Cabe señalar que debe existir un trabajo interdisciplinario entre el médico de la futura madre y el odontólogo. De este modo, cuando no haya indicaciones médicas específicas, no habrá limitación alguna para los tratamientos dentales. Por eso debemos subrayar que los tratamientos odontológicos no están contraindicados durante el embarazo, pudiéndose adecuar los mismos de acuerdo a las indicaciones médicas para cada caso: la embarazada podría recibir anestesia, tomarse una radiografía periapical y realizarse cualquier tratamiento odontológico. 

 'El bebé me robó el calcio'

Hay una creencia errónea, bastante difundida, que señala al bebé como responsable de 'quitarle' calcio a la madre. Si bien puede suceder que la boca de la embarazada se vea afectada por los típicos cambios hormonales, esto no tiene que ver con el 'robo' de calcio. Aunque es cierto que, entre las dolencias bucales asociadas al embarazo, podría aparecer inflamación de las encías, incluso con sangrado; de ninguna manera la aparición de caries se debe a que el bebé sustraiga el calcio de la madre.

Entonces ¿por qué podrían aparecer nuevas caries o agravarse las ya existentes durante este período?  Aquí son varios los factores capaces de deteriorar la salud bucal. Entre otros sobresalen el aumento del consumo de alimentos cariogénicos (golosinas, dulces) y las náuseas frecuentes, capaces de incrementar la cantidad de ácidos en la boca. Por eso, la combinación de factores aumenta el riesgo, con el potencial daño a la salud bucal. 

Tal es así que, con el fin de fortalecer la prevención, es muy importante acudir a la consulta odontológica y, especialmente, cuidar la higiene bucal. En este sentido debemos señalar que desatender la rutina de higiene bucal y abandonar los hábitos saludables durante el embarazo, puede estar asociado con el parto prematuro, restricción del crecimiento intrauterino, diabetes gestacional y preeclampsia. 

Bebé en casa

Madres y padres deben tener presente que las bacterias responsables de la formación de las caries son transmisibles. Los adultos son capaces de transmitirlas a sus hijos. Por esto, no se recomienda soplar los alimentos del bebé para enfriarlos, no chupar a modo de limpieza elementos como chupete o mamadera y no compartir cepillos dentales entre los miembros de la familia.

Para más información, podés consultar la Guía para la Familia - Salud Bucal.