Novedades

Novedades

Infancias: ¿cuándo deben hacer la primera consulta odontológica?
Noticias

Infancias: ¿cuándo deben hacer la primera consulta odontológica?

Información

Luego del nacimiento del bebé, madres y padres se ocupan de buscar pediatra –si es que no han hecho la elección con antelación-, responsable de atender al niño hasta la adolescencia. De esa forma, las visitas al médico para chequeos y controles habituales comienzan unos pocos días después de haber nacido. Pero ¿qué sucede con la consulta odontológica? ¿Cuándo es el momento indicado para la primera vez? ¿Se debe esperar a que salga el primer diente? 

Según lo indicado por la Guía de Salud Bucal del Colegio de Odontólogos de la provincia de Buenos Aires (COPBA1), es recomendable que la primera consulta odontológica sea antes del primer año de vida. De esta manera se logra preparar a la familia, dotándola de las herramientas necesarias para que esté atenta ante posibles situaciones indeseadas referidas a la salud bucal. Ese marco constituye un momento óptimo para evaluar la aparición temprana de caries. 

Madres y padres deben tener en cuenta que las consultas son indoloras y breves. Las mismas están destinadas a  llevar un control y generar en las infancias un acercamiento al ámbito odontológico. Está demostrado que mientras más temprana y oportuna sea la consulta, más fácil será para el paciente aceptar sin temor las prácticas odontológicas. 

En tal sentido, las odontólogas responsables de la Guía y de la Comisión de Prevención y Promoción de la Salud del Colegio, afirman que 'existe un concepto tradicional sobre el odontólogo como atormentador'.  Esta 'mala fama' tiene su origen en el hecho de que los dientes y su tratamiento pueden producir dolor intenso. En ese contexto, el tratamiento dental es percibido en la actualidad como una experiencia negativa, por lo tanto resulta necesario desarticular esa creencia. 

Pero la tarea no es fácil, máxime si el niño vive en el seno de una familia temerosa de la consulta odontológica. Estos recelos –a veces potenciados porque el paciente recibió información distorsionada-  se ven reflejados en las visitas al odontólogo. Así, resulta frecuente encontrar niños que evidencian cierto grado de ansiedad y tensión al inicio del tratamiento. Entonces es recomendable proporcionar las condiciones más favorables que ayuden a disminuir su malestar previo a la consulta. Esas condiciones incluyen retrasar o disminuir prácticas del odontólogo sobre la boca del niño o niña. También es fundamental, más allá de las indicaciones y cuidados delprofesional, que padres y madres despierten el entusiasmo y motiven el cuidado de la salud bucal.

Para más información, podés descargar la Guía para la Familia - Salud Bucal del COPBA I