Novedades

Novedades

Tips de cuidado oral para pacientes
Noticias

Tips de cuidado oral para pacientes

Información

En el marco de un trabajo más amplio desarrollado por la Comisión de Prevención y Promoción del COPBA1, se generó este material con el objetivo de que sea usado para concientizar a la población sobre la importancia que tiene para la salud bucal el sostener hábitos saludables, en relación a la higiene bucal.

 

Si tenés dudas sobre cómo y cuándo debe realizarse un correcto cepillado dental; qué elementos de higiene utilizar; o cómo elegir un cepillo de dientes adecuado, entre otras incógnitas, esta nota es para vos.

 

Elección del cepillo de dientes: debe tener cerdas suaves y uniformes, tanto en su altura como espesor. El cabezal tiene que poseer el tamaño más pequeño posible, en relación a la edad de cada persona que lo utilice. Para un cepillado óptimo, es necesario cumplir con una correcta técnica, es decir, el éxito se encuentra en la calidad del cepillado por sobre la cantidad. Por supuesto, la recomendación es realizar un correcto acto de cepillado después de cada comida, con un mínimo de dos por día, sin obviar el nocturno.

 

Cuándo comenzar el cepillado: a partir de la aparición de las piezas dentarias, se debe comenzar a utilizar cepillo dental acorde a la edad del bebé. En este caso, el uso de un dedal o gasa para la higiene no es suficiente ya que con estos elementos no se logra el barrido mecánico que se obtiene con el uso del cepillo. El acto del cepillado dental desde el inicio, hasta la edad donde el niño/a tenga la destreza suficiente para hacerlo, debe realizarlo el adulto responsable. Un buen indicio para tener en cuenta es que logran esta habilidad cuando pueden atarse los cordones por sus propios medios.

 

-Se recomienda esperar unos 30 minutos después de comer para realizar el cepillado dental. La razón es que, de esta manera, se logra neutralizar el Ph bucal a través de la saliva.

 

-Los elementos de higiene interdental (entre diente y diente) ayudan a prevenir caries interproximales.

 

-No se recomienda cepillar la lengua para completar la higiene bucal. La misma y todos los tejidos blandos que conforman la boca deben ser controlados regularmente por un profesional.

 

-Quienes hayan cursado una enfermedad infectocontagiosa tendrán que, posteriormente, cambiar el cepillo dental; ya que el agente causante de la enfermedad puede persistir en él. 

 

-El cepillo es un elemento húmedo que puede acumular microorganismos y debe ser secado después de cada uso.

 

Los NO a la hora de cepillarse los dientes

 

NO hacerlo rápidamente (tomarse el tiempo para abarcar todos los grupos dentarios en todas sus caras)

NO hacerlo con fuerza excesiva (se pueden lesionar los tejidos blandos como la encía y provocar, por ejemplo, recesiones gingivales)

NO hacerlo con un cepillo de cerdas duras (por el motivo antes mencionado)

NO mojar el cepillo antes de realizar el cepillado (se logra un efecto de barrido eficiente cuando el cepillo se encuentra seco)

NO considerar que todas las caras del diente están limpias sólo con el uso del cepillo dental (para eso existen los elementos accesorios de higiene como el hilo dental). Del mismo modo, se recuerda que los colutorios (enjuagues bucales) no reemplazan el cepillado dental, sino que es otro de los tantos elementos accesorios que complementan la higiene bucal.