Novedades

Novedades

Halitosis: conocé sus causas y cómo tratarla
Noticias

Halitosis: conocé sus causas y cómo tratarla

Información

Entre las causas del mal aliento o halitosis se encuentran el consumo de algunos alimentos, ciertas enfermedades y hábitos asociados a una higiene deficiente. En esta nota te contamos cómo prevenir su aparición o revertir el cuadro.

 

El tipo de alimentación que cada persona sostiene es uno de los factores causantes del, comúnmente, llamado mal aliento o halitosis, que es su término específico. Esto es así porque los restos de alimentos, al descomponerse, pueden aumentar la cantidad de bacterias y causar un olor desagradable. También sucede ante la ingesta de ciertos alimentos, como cebollas o ajo, dado que luego de la digestión ingresan al torrente sanguíneo, llegan a los pulmones y afectan el aliento.

 

El consumo de tabaco se suma también a las causas, porque deja un mal sabor y olores en la boca. Además, puede generar enfermedades en las encías, lo que también produce mal aliento.

 

Por esto, una higiene bucodental deficiente acarrea olores indeseados en el aliento. Al no realizarse una limpieza completa sobre toda la cavidad bucal, sin limpiar correctamente las zonas donde no llega el cepillo, quedarán restos de alimentos que facilitan la proliferación de placa bacteriana. 

 

Las personas que padecen una enfermedad llamada xerostomía o 'boca seca', deben saber que son más propensas a desarrollar mal aliento. Esto es porque la saliva ayuda con la limpieza de la boca, al eliminar las partículas que causan mal olor. Debemos tener en cuenta que durante las horas de sueño se reduce la producción de saliva, por tanto en la mañana, tras despertar, se incrementa el mal aliento. 

 

Cuando la boca seca es crónica, posiblemente estemos ante un problema en las glándulas salivales u otra enfermedad. El consumo de determinados medicamentos contribuyen a la sequedad bucal y otros, al incorporarse al organismo tras ingerirlos, liberan sustancias químicas que alteran el aliento.

 

Otras posibles causas:
- Infecciones en la boca debido a heridas posteriores a una cirugía, caries o enfermedad en las encías y llagas bucales.
- Infección crónica o inflamación crónica en la nariz o garganta.
- Trastornos metabólicos, reflujo esofagogástrico, diabetes, enfermedad hepática o renal.

 

Prevención y cuidados

Como primera medida es fundamental mantener una correcta limpieza bucodental y adoptar hábitos saludables para su cuidado. Para ello es necesario usar cepillo dental  de cerdas suaves (para no dañar las encías), hilo dental y enjuagues bucales o colutorios antisépticos; cepillar dientes y encías;  y  mantener el cuerpo bien hidratado, ya que contribuye a fortalecer una buena salud bucal. 

 

Si el mal aliento persiste luego de haber profundizado la limpieza y cuidado bucodental, es conveniente hacer una consulta odontológica. La intervención profesional podrá ayudar a mejorar los cuidados y hábitos de higiene, evaluar el estado general de la salud bucal, determinar planes de tratamiento o derivar al paciente a una consulta médica.